Conducción efiente

Un consumo inteligente a nivel transporte conlleva una serie de acciones entre las que cabe destacar:

  • Una conducción eficiente.
  • Una elección adecuada del vehículo.  

Para contribuir a una reducción deseable del consumo total de energía en el sector transporte, el primer paso es la mayor utilización de los modos de transporte más eficientes (tren y autobús para viajes interurbanos, tren para transporte de mercancías, y marcha a pie, bicicleta y transporte público en medio urbano).

Pero además de las denominadas “actuaciones de cambio modal” también son importantes las medidas encaminadas a un uso más eficiente de los modos de transporte. En este sentido, es muy importante saber que, aun utilizando el coche para desplazarnos, podemos conseguir grandes ahorros de energía y emisiones contaminantes.

La conducción eficiente consiste en una serie de técnicas de conducción que, unidas a un cambio en la actitud del conductor, dan lugar a un nuevo estilo de conducción acorde a las nuevas tecnologías y sistemas que incorporan los vehículos modernos.

Con la conducción eficiente, además de una mejora del confort y un aumento de la seguridad vial, conseguiremos una disminución del consumo de carburante y de emisiones al medio ambiente asociadas, así como una reducción del coste de mantenimiento.

La conducción eficiente permite conseguir un ahorro medio de carburante y de emisiones de CO2 de entorno al 10%.

Las claves de la conducción eficiente 

Arranque y puesta en marcha 

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador. Iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
  • En los motores turboalimentados, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.
  • Primera marcha: usarla sólo para el inicio de la marcha, y cambiar a segunda a los dos segundos o seis metros aproximadamente. 

Aceleración y cambios de marchas 

Según las revoluciones:

  • En los motores de gasolina: en torno a las 2.000 rpm.
  • En los motores diésel: en torno a las 1.500 rpm.

Según la velocidad:

  • tercera marcha: a partir de unos 30 km/h
  • cuarta marcha: a partir de unos 40 km/h
  • quinta marcha: a partir de unos 50 km/h

Después de cambiar, acelerar de forma ágil. 

Utilización de las marchas

Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.

En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y la 5ª marcha, respetando siempre los límites de velocidad.

Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida (entre el 50% y el 70% de su recorrido), que en marchas más cortas con el acelerador menos pisado.

Tiene gran importancia formar en técnicas de conducción eficiente a conductores profesionales de vehículos industriales de mercancías (recorren una media de 120.000 km/año) y pasajeros y examinadores de la DGT para permisos C1, C, D1 y D, siguiendo los Cursos teórico-prácticos basados en la Guía IDAE de Conducción Eficiente de vehículos industriales [PDF][1,42 MB].

Elección de un vehículo con criterios de eficiencia 

Eficiencia EnergéticaUn coche comprado con criterios de eficiencia puede ahorrar hasta un 50% de las emisiones de CO2 con respecto a un coche ineficiente e inapropiado (un vehículo medio a lo largo de su vida puede emitir a la atmósfera más de 30 toneladas de CO2). Además, obtendremos un ahorro considerable en el gasto de combustible y de emisiones contaminantes. 

IDAE cuenta con una Base de Datos que contiene información sobre indicaciones de consumos y emisiones de CO2. La Base de Datos de Consumos y Emisiones de Coches Nuevos, a la que se puede acceder a través de la página web de IDAE o directamente, es actualizada por los representantes de las marcas de coches. A partir de esta información se elabora el etiquetado comparativo (se comparan vehículos del mismo segmento o tamaño) y la clasificación de los vehículos nuevos con criterios de eficiencia energética. 

Por otra parte, y como ya se ha apuntado, el etiquetado energético permite que el usuario considere la eficiencia energética como un factor más a tener en cuenta en la decisión de compra y al mismo tiempo promover el ahorro energético y la protección medioambiental.  

Los vehículos Turismo (M1) -térmicos a gasolina o gasóleo de al menos cuatro ruedas destinados al transporte de personas y que tengan nueve plazas como máximo, contando la del conductor-, en función de la Directiva 1999/94 CE transpuesta en España mediante Real Decreto 837/2002, han de contar con: 

  • Etiqueta Obligatoria: contiene los datos oficiales de consumo de combustible y emisiones de CO2 y hace referencia al modelo y tipo de combustible.  
  • Etiqueta energética voluntaria, como valor añadido, que establece 7 clases de eficiencia energética caracterizadas cada una de ellas por una letra y un color. De esta manera los coches más eficientes están clasificados como A, B, C (colores verdes), los que consumen más como E, F, G (colores rojos) y los de la clase D (color amarillo) corresponden a la media de consumo de entre los coches de la misma superficie y tipo de combustible.