Etiquetado energético

Con el etiquetado energético se busca que los compradores de electrodomésticos, aparatos de climatización, o coches consideren la eficiencia energética como un factor más a tener en cuenta en la decisión de compra y al mismo tiempo promover el ahorro energético y la protección medioambiental.

Etiquetado energéticoLa información que contiene la etiqueta se basa en las normas de ensayo establecidas en la Legislación Europea. El etiquetado está regulado en las Directivas de Ecodiseño-Ecodesign (2009/125/EC) y en la Directiva 2010/31 de eficiencia energética; además existe un calendario muy activo de legislación sobre certificaciones energéticas obligatorias de diferentes PuEs (Productos que utilizan Energía). Así mismo la Directiva Europea 2010/30/CE (también llamada la Directiva sobre etiquetado energético- Energy Labelling) se refiere a la indicación del consumo de energía y otros recursos por parte de los productos relacionados con la energía a través del etiquetado y la información a los usuarios finales. 

La Directiva Europea 2009/125/CE (a veces llamada la Directiva ErP o la Directiva de Ecodiseño) requiere que los productos relacionados con la energía cumplan los requisitos de diseño ecológico según lo definido en las medidas de aplicación específicas, generalmente Reglamentos de la Comisión, para los diferentes productos. 

Entre estos productos cabe mencionar: 

  • electrodomésticos 
  • aparatos de climatización 

Electrodomésticos 

La información que aporta la etiqueta energética permite una sencilla elección de los electrodomésticos teniendo en cuenta su eficiencia energética. La etiqueta ha de exhibirse obligatoriamente en cada electrodoméstico puesto a la venta para permitir al consumidor conocer de forma rápida la eficiencia energética del aparato. 

A partir de la publicación de la Directiva Europea 2010/30/CE de etiquetado se han ido publicando los Reglamentos particulares de aplicación de ésta para aparatos de refrigeración, lavadoras, lavavajillas, secadoras, campanas, hornos, calentadores de agua, aspiradores y aparatos de aire acondicionado. Los cambios fundamentales son la inclusión de las nuevas categorías energéticas A+, A++ y A+++ (las dos primeras ya existían para los aparatos de refrigeración) y la inclusión de pictogramas para los diferentes parámetros del etiquetado. En el caso de productos con etiquetado energético antiguo, la legislación permite que puedan exponerse y venderse legalmente en cualquier momento. 

Para lava-secadoras se publicará más adelante el Reglamento del nuevo etiquetado energético. Hasta ese momento, sólo se podrá utilizar el etiquetado actual. 

Tanto el etiquetado actual como el nuevo obligan a los distribuidores de electrodomésticos a etiquetar todo producto expuesto en los lineales, mediante etiquetas energéticas que los fabricantes deben entregar a dichos distribuidores. El objetivo del sistema de etiquetado energético es ofrecer la opción al usuario para que pueda comparar productos de las mismas características y de diferentes marcas, en lo referente a los consumos de energía y otros parámetros relacionados, favoreciendo así la utilización de los aspectos medio ambientales en la compra de electrodomésticos. Para ello las etiquetas disponen de unas clasificaciones energéticas que abarcan desde la “A” (o “A+++” si se trata del nuevo etiquetado energético), producto de menor consumo de energía hasta la “G” (o “D” en ciertos casos con el nuevo etiquetado energético), producto de mayor consumo de energía, acompañadas de datos adicionales de relevancia y clasificaciones desde el punto de vista de la aptitud para la función de dicho producto (eficacia de aclarado, centrifugado, etc.). 

Los elementos básicos de la etiqueta, que la hacen fácilmente reconocible, incluyen en su diseño: 

  • La escala de clasificación.  
  • Siete clases energéticas. 
  • Colores de verde oscuro (alta eficiencia energética) a rojo (baja eficiencia energética).  
  • Se pueden añadir hasta tres clases adicionales, A+, A++ y A+++, a la primera escala de clasificación desde A hasta G.

Ahorro derivado de la adquisición de electrodomésticos de alta eficiencia energética

A modo de ejemplo, se incluye a continuación información sobre los ahorros medios anuales que es posible lograr mediante la adquisición de electrodomésticos de alta eficiencia energética facilitada por la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos (ANFEL).

ANFEL - Ahorros medios anuales por la adquisición de electrodomésticos de alta eficiencia energética [PDF][44,1 KB]

Productos de climatización

Dos directivas europeas, la Directiva sobre diseño ecológico y la Directiva sobre etiquetado energético, junto con sus regulaciones de acompañamiento, se están aplicando y modificarán ampliamente el panorama regulatorio para los productos de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC por sus siglas en inglés) en el mercado europeo. El 26 de septiembre de este año 2015, entrarán en vigor los nuevos Reglamentos sobre diseño ecológico y etiquetado energético de equipos de calefacción y calentadores de agua. Estos Reglamentos van a suponer la incorporación inmediata de aquellos sistemas que supongan una mayor eficiencia respecto a los convencionales, una reducción en el consumo de combustible y, en consecuencia, un mayor beneficio medioambiental para nuestra sociedad.

El etiquetado energético de sistemas aporta un considerable plus de información al usuario final, quien podrá evaluar su instalación completa y no los equipos por separado.

Estos reglamentos ERP existen para los siguientes aparatos de climatización: 

  • calentadores de espacio de hasta 400 kW: calderas de gas y gasóleo, calderas eléctricas, bombas de calor (gas y eléctricas) y cogeneración, de los aparatos de calor y electricidad, paquetes integrados (calentador de espacio + calentador de espacio adicional + dispositivos de energía solar térmica + control de temperatura)
  • calentadores de agua y depósitos de almacenamiento de agua caliente hasta 400 kW: calentadores de agua a gas o gasóleo, calentadores eléctricos de agua, calentadores con bomba de calor de agua, calentadores solares de agua, depósitos de almacenamiento de hasta 2.000 litros, paquetes integrados (calentadores de agua + dispositivos de energía solar térmica)
  •  acondicionadores de aire y bombas de calor aire-aire de hasta 12 kW
  • unidades de ventilación, ya sea residencial (<1.000 m3 / h) o no residencial (> 250 m3 / h)

y algunos de sus componentes: 

  • ventiladores con un motor eléctrico de 125 W a 500 W
  • circuladores y bombas de agua
  • motores eléctricos.

Los requisitos de algunas de estas regulaciones están ya en vigor (por ejemplo, para los aparatos de aire acondicionado desde enero de 2013), mientras que otros entrarán en vigor en breve (por ejemplo, en septiembre de 2015 para los calentadores y calentadores de agua, y en enero de 2016 para las unidades de ventilación). 

Otras regulaciones están en preparación por la Comisión Europea (por ejemplo, para las bombas de calor y acondicionadores de aire de gran capacidad, enfriadoras, unidades fan coil, unidades de condensación, calderas de combustibles sólidos, salas de calderas, etc.). 

Dichas regulaciones incluyen requisitos para: 

  • los niveles de rendimiento de energía (eficiencia energética, las pérdidas en modo parado, las pérdidas de calor)
  • niveles de potencia de sonido
  • las emisiones de óxido de nitrógeno de los aparatos de combustión (calderas, calentadores de agua, sistemas de cogeneración, bombas de calor)
  • algunos aspectos específicos de diseño de productos (por ejemplo, la unidad obligatoria de varias velocidades o variadores de velocidad para las unidades de ventilación)

A menudo, los reglamentos establecen requisitos con los umbrales que se vuelven más estrictos con el tiempo, con el fin de eliminar los productos menos eficientes del mercado. Los reglamentos también enumeran los datos de la información que debe ser publicada en la documentación técnica de los productos.

Además, los reglamentos definen la forma de evaluar la eficiencia energética. Por ejemplo, los indicadores considerados son la eficiencia estacional para acondicionadores de aire y calentadores de ambiente, la eficiencia diaria para calentadores de agua, y el consumo específico de energía (por año y por metro cuadrado de superficie construida) para las unidades de ventilación residenciales.

La Directiva sobre diseño ecológico requiere al fabricante mantener y poner a disposición una declaración de conformidad de "Conformidad Europea" (CE) y de colocar/pegar el marcado CE. Los reglamentos de aplicación definen las normas para la evaluación de la conformidad, por lo general una opción por el fabricante entre el control interno del diseño o un sistema de gestión (como se describe en los anexos de dicha Directiva), con una excepción para las calderas de gas y gasóleo de hasta 400 kW, para las cuales la eficiencia energética tiene que basarse en un examen tipo CE por parte de un tercero (organismo notificado), como se establece en la Directiva 92/42/ CEE. Estos reglamentos también describen el procedimiento de verificación de la vigilancia del mercado por los Estados miembros.

La Directiva sobre diseño ecológico y su normativa de desarrollo por lo tanto han modificado profundamente el panorama regulatorio para los productos de climatización en el mercado europeo, mediante la definición de nuevos métodos para la evaluación del rendimiento de los productos convencionales. Por lo tanto es necesario desarrollar tanto Normas europeas armonizadas como regulaciones que están siendo definidas y publicadas. Estas normas definirán la forma de medir y comprobar los parámetros relevantes para la evaluación del rendimiento. 

Se han publicado Preguntas frecuentes sobre la Directiva ErP y su normativa de desarrollo por la Comisión Europea. 

Las Regulaciones Delegadas de la Comisión que completan la Directiva 2010/30/CE ya se han publicado para aires acondicionados de los hogares (en vigor), calentadores y calentadores de agua (con una fecha límite para la entrada en vigor del etiquetado en septiembre de 2015) y las unidades de ventilación residenciales (con una fecha límite para la entrada en vigor del etiquetado en enero de 2016). Definen las clases de eficiencia energética, el contenido de la etiqueta y la información sobre los productos que se ponen a disposición de los consumidores. 

Estas regulaciones pueden tener un alcance más limitado que la normativa ErP en lo que se refiere a la capacidad del producto (por ejemplo, calentadores de espacio etiquetados hasta 70 kW, o unidades de ventilación etiquetados sólo para uso residencial). Sin embargo, algunos productos relacionados con la energía pueden tener requisitos ErP pero no etiquetado energético. 

La etiqueta incluye información como: 

  • para los calentadores de ambiente: Clase de eficiencia energética para la calefacción y en su caso para el calentamiento de agua, la producción de calor nominal para los tres climas de referencia y nivel de potencia acústica
  • para calentadores de agua: Clase de eficiencia energética, el consumo anual de energía y el nivel de potencia acústica
  • para los tanques de almacenamiento de agua caliente: Clase de eficiencia energética, las pérdidas de calor y volumen 
  • para los acondicionadores de aire: Clase de eficiencia energética para refrigeración y, en su caso para la calefacción, carga de diseño, la eficiencia estacional (o eficiencia), anual (o por hora) el consumo de energía y el nivel de potencia acústica de las unidades interiores y/o exteriores
  • para las unidades de ventilación residenciales: Clase de eficiencia energética, las tasas de flujo de aire máximo y nivel de potencia acústica 

La Directiva sobre etiquetado energético requiere que los Estados miembros garanticen que los proveedores emitan documentación técnica que sea suficiente para permitir establecer la veracidad de la información contenida en la etiqueta. Los textos complementarios describen los procedimientos de verificación con fines de vigilancia del mercado. 

El Reglamento de Ecodiseño para calderas de Biomasa se aplicará a partir del 1 de enero de 2020 a todas las calderas de menos de 500 kW que usen combustibles sólidos. Los requisitos a cumplir a partir de esa fecha están basados en la clase 5 de la norma UNE 303-5. En cuanto a los aparatos de calefacción local de combustibles sólidos, la entrada en vigor se fija a partir del 1 de enero de 2022 a todas las estufas de menos de 50 kW. Se distinguen cuatro tipos de equipos: estufas, estufas que usen pellets, cocinas y equipos abiertos. 

Estas y otras medidas legislativas promovidas en el seno de la UE están dirigidas a fomentar el empleo eficiente de combustibles de origen renovable y a reducir emisiones de gases de efecto invernadero. De esta forma, la UE da pasos firmes en su propósito de alcanzar los ambiciosos objetivos que se han fijado a medio plazo.